Documento presentación del Nodo

1999. El modelo llevado adelante por el PJ-UCD pierde eficacia tras diez años de gobierno. Asoma la Alianza UCR-FrePaSo como firme candidato a la Presidencia. El gobierno intenta realizar un ajuste presupuestario y en la tapa de Clarín el Rector O. Schuberoff declara: «En octubre cierra la UBA». Los decanos dirigen una masiva toma de Facultades. El ajuste da marcha atrás, pero muchxs de los estudiantes movilizados pasamos del repudio contra el recorte al cuestionamiento de los mecanismos institucionales de la Facultad, incluidos los órganos gremiales de representación estudiantil (más de un centro de estudiantes fue momentáneamente desbordado en aquellas jornadas, por un movimiento que ponía en cuestión la delegación de las decisiones en representantes políticos). En la Facultad de Ciencias Sociales participamos en el Proyecto de Autogestión de Apuntes y en la Asamblea Permanente de Ciencias Sociales; en Filosofía y Letras, participamos en la Comisión de discusión y acción, que comenzó como espacio de autoformación durante la toma y culminó, tras la toma, con la publicación de un boletín cargado de artículos de teorización sobre lo ocurrido. En 2000 creamos el Taller de teoría social y a nuestras lecturas colectivas militantes se sumaban los escritos de A. Pannekoek, C. Lefort, B. Spinoza, T. Negri, G. Deleuze y F. Guattari.

2001. El recorte del 13 % a los salarios estatales y jubilaciones desató otro conflicto. En Sociales, participamos en la creación de un espacio de delegadxs de todos los cursos. Impulsamos junto a otrxs compañerxs, a fines del 2001, las Jornadas Anormales. Mientras tanto, aquellxs que, sobre la crítica al verticalismo de las orgánicas de izquierda, explorábamos formas de organización horizontales nos agrupamos en Sociales autoorganizados y, a partir del 2002, en el Grupo de los viernes. A finales de 2001 creamos, junto a otrxs compañerxs, el periódico El Grito. Por la misma época, pero en la carrera de Filosofía, algunxs nos constituimos en Comisión de Filosofía, desde donde realizamos una serie de debates públicos y una serie de cuadernillos para pensar el examen, la división por claustros, las dinámicas de cursada, la forma cátedra y la función social de la filosofía[1]. Se multiplican visiblemente las asambleas barriales y los bachilleratos populares: varixs de nosotrxs nos lanzamos a la construcción de estos espacios de militancia. A la vez, otrxs nos reuníamos periódicamente a discutir la coyuntura nacional e internacional a partir de la lectura crítica de Le Monde Diplomatique. Este grupo de lectura crítica y debate fue el germen del Taller de lectura universal y de la agrupación Más Que un Nombre (MQN). En Sociología, publicamos en 2003 Sociología Amarilla, un cuadernillo que denunciaba las lógicas de producción de conocimiento que sostiene la academia. También en 2003, el cambio de gestión en la Facultad de Filosofía y Letras derivó en ofrecimientos oficiales a las organizaciones de izquierda para que realizaran los seminarios que quisieran: algunxs de nosotrxs respondimos inventando el primer «seminario colectivo curricular», Verdad científica y Subjetividad política (Subjetividad científica y verdad política. Las ilusiones de la razón y la razón de las ilusiones), al que le seguirían otros, también impulsados por muchxs de lxs que hoy nos organizamos en el Nodo. Por otra parte, el encuentro de asambleas vecinales y movimientos de desocupadxs tuvo uno de sus efectos en el Enero autónomo 2003, 2004 y 2005, que muchxs de nosotrxs impulsamos y sostuvimos en ese contexto de revaloración de la palabra «democracia». Por aquel entonces, algunxs conjugábamos lecturas de Hegel y Marx con los autonomistas italianos (M. Tronti, P. Virno, F. Berardi, M. Lazzarato), otrxs estudiábamos a Foucault y no faltábamos quienes leíamos metódicamente a Confucio, el Tao y los diálogos de Platón…

A lo largo de 2004, una serie de charlas convocadas por la agrupación Síntesis en la Facultad de Medicina derivó en la creación de un espacio permanente de intercambio: Conjugando Saberes, nombre muy ilustrativo de la nueva apuesta colectiva que empujaba. Lo normal y lo patológico, la salud y la enfermedad, la medicalización de la vida y la relación médico-paciente, fueron los tópicos más visitados durante los primeros tiempos. Recientemente, luego de meses de discutir textos que abordaban de una u otra manera la noción de cuerpo, se produjo colectivamente el cuadernillo Reflexiones colectivas sobre el devenir de los cuerpos.

En 2005 aparece Astrolabia, revista de exploración e invención crítica creada por estudiantes y graduadxs de la carrera de Antropología. Durante este año, otro conflicto gremial y un importante proceso asambleario en la carrera de Historia fueron el marco en que se constituyó la Lista Violeta como parte de una intervención académico-gremial en la Asociación Gremial Docente de la UBA. La Violeta participó en las elecciones de la AGD-FFyL en 2006, perdiendo por 10 votos; ganando por 10 en la elección de 2008; y por 225 en 2010, y obteniendo, en un Frente, el 32 % a nivel de la AGD-UBA (primera vez que hubo dos listas). Algo similar en cuanto a objetivos y metodología (fines y medios) hemos comenzado a hacer en el CBC desde 2009 integrando el Colectivo de Docentes del CBC, con el cual obtuvimos el segundo lugar en las elecciones de 2010 en la AGD-CBC a sólo 30 votos de la lista ganadora.

También durante 2005, pero en la carrera de Filosofía, el cuadernillo La carrera de Filosofía y sus tareas de legitimación provocó una serie de encuentros estudiantiles relativamente masivos que impulsó tres cursos de acción: a) la organización inmediata de tres jornadas de «filosofía práctica»; b) la producción de una revista específica de la carrera, que hoy es Amartillazos; y c) el laboratorio de una materia alternativa de Filosofía del s. XIX, tanto en su modalidad como en sus contenidos, que derivó en el seminario colectivo «Filosofía, historia y comunidad» (preparado a lo largo de más de dos años y llevado a cabo en 2007). A partir de esa misma convocatoria empezamos a organizarnos junto a compañerxs de la Asamblea Anfiteatro de Floresta, en un espacio que denominamos «Unión variopinta», a partir del cual realizamos diversas intervenciones públicas, especialmente difundiendo la experiencia zapatista en Chiapas («Caminantes») y realizando acciones directas contra el enrejado de plazas y control estatal de los espacios públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>